sábado, abril 21, 2012

472 - Mi hijo el Carpintero.

Me ponía los pelos de punta verlo trabajar y crear los más bellos ataúdes de madera, porque sabía que si cometía el más ligero error y una estaca o astilla de madera se le clavara en el corazón lo convertiría en polvo en menos de un segundo y lo perdiera para siempre; pero el brillo que emitían sus ojos al trabajar la madera, hacían valer la pena el riesgo.

FIN.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario