domingo, diciembre 09, 2018

1279 - La Brújula Esdrújula.

Sir Helder Amos | domingo, diciembre 09, 2018 |
La vena de su frente parecía que estaba a punto de explotarle, se había equivocado, trás haber girado a la derecha en la segunda luna de Júpiter, había perdido la dirección.

- ¡Señor! ¡El Galáctico Enmascardo nos está alcanzando! -le gritó su ayudante desde la parte trasera de la nave.
- ¡Lo sé! ¡Lo sé! -vociferó, obstinado, mientras se paraba de un salto del timón de la nave para buscar su brújula y tratar de recuperar la dirección. Pero cuando abrió la gaveta donde usualmente la guardaba, se exasperó al no encontrarla-. ¡Mi brújula! ¡¿Dónde metiste mi brújula?! -regañó a su ayudante, mientras sacaba uno y otro diccionario de la gaveta donde se suponía que estaría.
- ¿Brú-brújula? -balbuceó el ayudante, estirando y acercando uno de sus vicosos ojos sobre los hombros de su jefe para ver mejor el interior de la gaveta.
- ¡Sí! Mi brújula, la que te ordené que guardaras en esta gaveta -gritó el hombre, sacando aún más diccionarios de la gaveta- ¿Dónde está? -le preguntó- además, ¿podrías explicarme que hacen todos estos diccionarios aquí?
- No se enoje, jefe, pero... -empezó a decir el ayudante, retractando su ojo-. Pero pensé que había dicho “esdrújula”.

Y afortunadamente para el tonto ayudante, en ese mismo instante, antes de que toda la ira de su vil jefe cayera sobre el él, el fulgor de la nave del Galáctico Enmascarado los cegó y los paralizó al alcanzarlos.

Fin.

Para mantenerte al día con todos los microrrelatos nuevos, tips de escritura, datos, contenido extra y mucho más, sígueme en:
Google Play Store: 365 Microcuentos
Twitter: @365Microcuentos
Facebook: @365Microcuentos
Instagram:@365Microcuentos


miércoles, diciembre 05, 2018

1278 - Grandes Cambios.

Sir Helder Amos | miércoles, diciembre 05, 2018 |
Habían pasado 13 años desde que había dejado su querido hogar, en aquel entonces apenas tenía 18 y se marchó sin darle mucha importancia, pensando solamente en todas las aventuras que viviría y en lo excitante que se convertiría su vida.

Así que mientras regresaba, miró con melancolía a través de la ventanilla del coche y sonrió al ver que todo en su vecindario seguía igual que antes: las calles eran las mimas, las casas eran las mismas, hasta los pequeños grafitis que había hecho con sus amigos en su adolescia seguían allí, nada había cambiado.

Pero cuando se bajó del coche frente a su antigua casa, la realidad lo golpeó, porque pudo ver a la distancia el gran árbol en el que se había convertido el pequeño arbolito que había sembrado en el patio trasero antes de su partida.  Y esto le hizo sentir mucho miedo al escuchar el chirrido de la puerta principal mientras se abría lentamente.

Fin.

Para mantenerte al día con todos los microrrelatos nuevos, tips de escritura, datos, contenido extra y mucho más, sígueme en:
Google Play Store: 365 Microcuentos
Twitter: @365Microcuentos
Facebook: @365Microcuentos
Instagram:@365Microcuentos


lunes, diciembre 03, 2018

1277 - El Baño Rápido.

Sir Helder Amos | lunes, diciembre 03, 2018 |
Era tarde, así que abrió la llave de la ducha y, creyéndose muy inteligente,  en vez de meterse y bañarse rápidamente, se paró frente al espejo, se mojó un poco los pelos, se los peinó y, sacando una botellita de perfume del estante detrás del espejo, se roció con él todo el cuerpo hasta quedar empapado.

“Estoy listo” pensó, creyendo que nadie se daría cuenta, pero cuando salió del baño, allí estaba, parada como un toro furioso en frente de la puerta, su mamá lo esperaba con una sonrisa macabra en los labios y su cinturón de cuero en las manos.

- O-o-olvidé la toalla -balbuceó el pequeño al verla-. ¿Me la pasas, por favor? Para darme un baño rápido.

Fin.

Para mantenerte al día con todos los microrrelatos nuevos, tips de escritura, datos, contenido extra y mucho más, sígueme en:
Google Play Store: 365 Microcuentos
Twitter: @365Microcuentos
Facebook: @365Microcuentos
Instagram:@365Microcuentos


martes, noviembre 27, 2018

1276 - La Jubilación Osuna.

Sir Helder Amos | martes, noviembre 27, 2018 |
Cuando el Oso Pardo vio relucir en su oscuro pelaje una brillante cana, supo que su tiempo cazando salmones junto al río y rascándose con la corteza de los árboles del bosque estaba llegando a su fin, porque se estaba acercando el momento de jubilarse y emigrar al norte, donde pensaba encajar perfectamente con el gélido clima una vez que su pelaje se tornara completamente blanco.

Fin.

Para mantenerte al día con todos los microrrelatos nuevos, tips de escritura, datos, contenido extra y mucho más, sígueme en:
Google Play Store: 365 Microcuentos
Twitter: @365Microcuentos
Facebook: @365Microcuentos
Instagram:@365Microcuentos


lunes, noviembre 19, 2018

1275 - Las Palomitas Azules.

Sir Helder Amos | lunes, noviembre 19, 2018 |
En la torre más alta, la princesa vio desde el balcón de su habitación revolotear las dos hermosas palomitas azules que su amado dejaba en libertad cada vez que recibía una de sus cartas, así que fue a prepararse para bajar a la recepción del castillo, a recibir su respuesta, porque usualmente a su amado solo le tomaba un par de horas responder a sus escritos.

Sin embargo, está vez, la princesa espero por horas y horas, pero ninguna carta llegó. Así que, consternada, regresó al balcón de su habitación y, al cerciorarse de que las dos hermosas palomitas azules estaban revoloteando sobre los techos de las casas de su reino, soltó un gran suspiro y muy tristemente se dijo a sí misma: 

- Para esto le hubiera escrito por WhatsApp. 

Fin.

Para mantenerte al día con todos los microrrelatos nuevos, tips de escritura, datos, contenido extra y mucho más, sígueme en:
Google Play Store: 365 Microcuentos
Twitter: @365Microcuentos
Facebook: @365Microcuentos
Instagram:@365Microcuentos


lunes, noviembre 12, 2018

1274 - Calentamiento Global.

Sir Helder Amos | lunes, noviembre 12, 2018 |
Era un caluroso, soleado, amarillo y normal día en el desierto cuando de pronto el cielo se nubló, cubriéndose de unas oscuras nubes de tormenta que trajeron consigo un terrible aguacero.

Los camellos se levantaron sorprendidos y estiraron su largo cuello al cielo para abrir sus bocas. Mientras que los demás insectos y animales del desierto intentaron esconderse y enterrarse lo más que pudieron en la mojada arena.

Los niños gritaban de emoción y jugaban bajo la lluvia, y los adultos alababan al cielo, agradecidos por aquel milagro que demostraba la existencia del creador.

Fin.

Para mantenerte al día con todos los microrrelatos nuevos, tips de escritura, datos, contenido extra y mucho más, sígueme en:
Google Play Store: 365 Microcuentos
Twitter: @365Microcuentos
Facebook: @365Microcuentos
Instagram:@365Microcuentos