lunes, mayo 02, 2016

985 - "Esquizofrenia".

Sir Helder Amos | lunes, mayo 02, 2016 |
Cuando mi hermano mayor regresó a casa, después de pasar tres años encerrado en el manicomio, tenía mucho miedo de verlo y traté de evitarlo, pero el mismo día de su regreso, me tocó quedarme a solas con él, en el vestíbulo, mientras nuestro padre subía sus maletas.

- Eh... ¡Hola! -lo saludé.
- Me tienes miedo -dijo, seca y fríamente-. No deberías, tú eres mi hermanito, nunca sería capaz de hacerte nada malo -añadió, al ver que me había quedado callado y había bajado la cabeza.
- ¿Cómo estás? ¿Bien? -le pregunté tímidamente.
- Sí.
- Y... ¿Se fueron?
- ¿Quiénes?
- Las voces -respondí, dejándome llevar por mi curiosidad-, las que escuchabas en tu cabeza.
- No.
- Entonces, ¿cómo saliste?
- Actuando -me confesó, fríamente-. Pretendí estar bien. Llevo meses diciéndole a los doctores que ya no puedo escucharlas.
- Y los medicamentes, ¿los estás tomando?
- Todos los malditos días, a pesar de que no funcionan, no pierdo la esperanza de que algún día me hagan dejar de escuchar a este maldito demonio.
- ¿Todavía crees que estás poseído? -le pregunté, incrédulo.
- No lo creo -sentenció-. Estoy poseído. Tengo un demonio dentro mí que todos los días me susurra al oído que soy suyo y que nunca podré librarme de él.
Al escucharlo, palidecí y me quedé petrificado.
- ¿No me crees? ¡Préstame tu crucifijo!
- Toma.
- ¡Ah! -gritó mi hermano, soltando el crucifijo tan pronto lo tuvo en su mano-. ¡Mira!
- ¡Qué demonios! -proferí, al ver cómo su mano se había quemado y llenado de llagas en dónde el crucifijo había tocado su piel.
- ¡Shhh! ¡No le digas nada a papá! -me suplicó, apresurando las palabras, al escucharlo bajar por las escaleras-. O de lo contrario creerá que mi "esquizofrenia" volvió.

Fin.

viernes, abril 29, 2016

984 - El gran deseo a las 30 velitas.

Sir Helder Amos | viernes, abril 29, 2016 |
En su fiesta de 30 años, antes de soplar las velitas del pastel, cerró los ojos fuertemente y deseó: "Quiero un novio, pero no uno cualquiera, sino un novio alto, guapo, de cabellos oscuros, piel blanca, manos grandes, ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... de buena familia, trabajador, honesto, ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...  que me ame por siempre y que quiera casarse lo antes posible, porque ya tengo 30 y me estoy convirtiendo en la tía solterona."

Y para cuando abrió los ojos, descubrió, sorprendida, que todas velitas se habían consumido y que los invitados se habían ido.

Fin.

martes, abril 26, 2016

983 - La bruja curandera.

Sir Helder Amos | martes, abril 26, 2016 |
Hace mucho, mucho tiempo, en un pequeño pueblo de no más de mil habitantes, había una anciana muy inteligente que había pasado toda su vida estudiando los poderes curativos de las hierbas y cómo usarlas y mezclarlas para poder sanar a las personas; así que todos en el pueblo, cuando se enfermaban, iban a visitar a la anciana, quien era la única curandera que allí había.

Un día, al notar su vejez, la anciana decidió enseñarle a una de las chicas más inteligentes del pueblo todo lo que sabía para que tomara su lugar cuándo muriera; sin embargo, al no estar muy interesada, la chica no entendía nada de lo que le decía su maestra y hacía muchas preguntas estúpidas.

- ¡No entiendo! ¿Cómo esta infusión de camomila puede aliviar el malestar estomacal? -preguntó la chica por quincuagésima vez.
- ¡Con magia, chica, con magia! -le respondió la anciana, perdiendo la paciencia-. Cuando llegue alguien con malestar estomacal tú le das una infusión de camomila y esa persona se curará mágicamente.

La chica, sorprendida por la respuesta, empezó a llorar y, aterrada, salió corriendo de la choza de la anciana mientras gritaba: "¡BRUJA! ¡BRUJA! ¡LA CURANDERA ES BRUJA!". Haciendo que todos en el pueblo se alertaran y, cuando le exigieron una explicación por tal acusación, varias mujeres palidecieron y corroboraron las palabras de la chica, diciendo que la anciana las había curado de su malestar estomacal muy misteriosa y efectivamente utilizando esa poción mágica.

Horrorizados por tener una bruja entre ellos, todo el pueblo se conglomeró frente a la choza de la anciana y tumbaron su puerta a la fuerza, sin dejarla hablar, la tomaron por el pelo, la arrastraron por la calle y la quemaron viva en la plaza central.

Fin.

jueves, abril 21, 2016

982 - El secreto de los deseos.

Sir Helder Amos | jueves, abril 21, 2016 |
En una de las bancas del parque que estaban frente al pequeño lago artificial, dos amigos estaban sentados alimentando a los patos.

- ¡Ay! No veo el momento en el que me convierta en un escritor famoso -dijo el más alto y delgado de los amigos, soltando un suspiro.
- ¡Shhhhh! -lo cayó el otro, que era gordito y bajito- ¿Nunca has escuchado que los deseos y los negocios deben mantenerse en secreto hasta que se cumplan? No puedes andar por ahí gritando tus deseos a los cuatro vientos.
- ¡Bah! ¡Pamplinas! Yo creo que es al revés y que el secreto de los deseos está en decirlos, creerlos, vivirlos, que todos lo sepan y que el mundo lo crea para que el destino no tenga más opción que hacerlos realidad, por eso yo digo: ¡Quiero ser un escritor famoso! No, por eso grito: ¡QUIERO SER UN ESCRITOR FAMOSO! ¡QUIERO SER UN ESCRITOR FAMOSO! ¡QUIERO SER UN ESCRITOR FAMOSO!

Después de semejante escándalo, un hombre alto que pasaba por allí y que vestía un traje gris claro, de tez pálida, con cabellos negros lacios que llegaban hasta la comisura de su boca y que tapaban, de cierto modo, sus ojos que eran de colores distintos, el derecho negro y el izquierdo dorado, se acercó a los dos amigos sosteniendo entre sus manos un bastón negro con una perilla dorada en forma de ojo.

- Disculpen, pero me pareció haber escuchado que uno de ustedes gritó que quería convertirse en un escritor famoso.
- Si, yo -respondió el más alto, mientras el gordito se quedó muy callado y lo señalaba con una mano.
- Resulta que yo soy editor y representante literario, si quieres, toma mi tarjeta y pasa por mi oficina para que conversemos -propuso el hombre, sacando una tarjeta del bolsillo interno de su traje y dándosela al joven con su larga, huesuda y pálida mano.
- ¡Gracias! -dijo el amigo, tomándola y sonriendo.
- Espero nos veamos pronto -añadió el hombre, antes de girar en sus talones y seguir su camino.
- ¿Viste? -preguntó el amigo alto.
- ¿Qué cosa? -inquirió el gordito.
- Lo que te decía. Si no hubiera dicho y gritado mi sueño de convertirme en un escritor famoso, no tuviera, en este momento, la oportunidad de reunirme con un editor.
- ¿Y vas a ir? Ese hombre da miedo.
- Sí, ¿por qué no? El hombre es algo extraño, lo admito, pero ni que fuera el diablo.

Fin. 

martes, abril 19, 2016

981 - La leccion de vida.

Sir Helder Amos | martes, abril 19, 2016 |
- ¡Guarden sus lápices! -anunció la nueva maestra de historia al entrar al salón-. A partir de este momento escribirán solo con bolígrafo.

- ¡Pero maestra! -reprochó el alumno más inteligente de la clase-. ¿Y si nos equivocamos?

- Si se equivocan, tachan, enmiendan o arreglan -respondió firmemente-. Mi deber como maestra, aparte de darles lecciones de historia, es darle lecciones de vida, y la vida es como escribir con bolígrafo, no podemos borrar nuestros errores y reescribirlos, si no que tenemos que tachar, enmendar, arreglar y, en algunos casos más extremos, arrugar la hoja, botarla y empezar desde cero.

Fin.

sábado, abril 16, 2016

980 - Los huesos para los perros.

Sir Helder Amos | sábado, abril 16, 2016 |
Cuando salió por primera vez de su tumba, el esqueleto se sentó sobre ella a pensar sobre su muerte; pero unos segundos más tarde, otro esqueleto se le acercó, corriendo y gritando:

- ¡¡¡CUIDADO CON EL PERRO!!! ¡¡¡CORRE!!!
- ¿Qué dices? ¡A mí me encantan los perros!
- ¡ESO ERA ANTES! -gritó el esqueleto, tomando a su nuevo amigo por su huesuda mano y jalándolo para que empezara a correr- ¡CORRE!

Fin.

jueves, abril 14, 2016

979 - El mejor accesorio.

Sir Helder Amos | jueves, abril 14, 2016 |
Después de pasar horas vistiéndose, peinándose y maquillándose, la joven, alta, esbelta y bella chica se quedó un largo rato viéndose frente al espero, sintiendo que, a pesar de todo, algo le faltaba.

En ese momento, escuchó a su novio millonario entrar en la habitación y, estirando su mano hacía él, lo llamó:

- ¡Querido! ¿Puedes venir acá un momento?
- ¿Qué pasa, amor?
- Nada, sólo, shhhh, quédate en silencio y párate aquí, junto a mí.

Y cuando el reflejo de su novio apareció junto a ella y la tomó por la cintura, pensó satisfecha: "Perfecto."

Fin.

martes, abril 12, 2016

978 - El vuelo de la bruja del 7-1.

Sir Helder Amos | martes, abril 12, 2016 |
Esa noche, alrededor de las 3:30 a.m. se escuchó una gran explosión seguida de un apagón general.

Cuando los vecinos de uno de los edificios afectados salieron de sus apartamentos para ver qué había sucedido, se encontraron a la inquilina del 7-1 muerta, enredada y electrocutada entre los cables de corriente que colgaban debajo de su ventana.

Pero lo que más inquietó a los vecinos no fue el apagón, ni la misteriosa muerte de la inquilina, sino los maullidos melancólicos del gato negro que estaba sentado al lado de una escoba de paja que se encontraba justo debajo del cádaver colgante de la mujer; porque eso solo se podía significar una cosa, que todos los rumores de que esa mujer era una bruja eran ciertos, sin embargo, los más escépticos insistían en que la inquilina solo se había suicidado, lanzándose desde el balcón de su recámara en el piso número 7.

Fin.

domingo, abril 10, 2016

977 - El padrino.

Sir Helder Amos | domingo, abril 10, 2016 |
Cuando mi mejor amiga me preguntó si quería ser el padrino de su hijo, me emocioné mucho y me imaginé usando un smoking, fumando y llegando, rodeado de una banda de bandidos, a la iglesia a bautizar a mi primer ahijado.

- ¿Entonces? ¿Qué dices? ¿Te gustaría o no? -me preguntó de nuevo mi amiga, al ver que me había quedado absorto en mis pensamientos.
- Me encantaría -le respondí, usando un tono bajo y grave, imitando a Al Pacino.

Fin.

jueves, abril 07, 2016

976 - La casa en Marbella.

Sir Helder Amos | jueves, abril 07, 2016 |
Cuando vi a mi compañero de trabajo mirando, absorto, la lluvia caer a través de la ventana, le pregunté:

- ¡Ey! ¿En qué piensas?
- Oh, no, en nada, aquí soñando despierto -respondió, tras soltar un suspiro.
- ¿Y en qué soñabas?
- En que tenía una casa frente al bello mar en Marbella, pero ¡ugh! la vida es injusta y eso es mucho pedir.
- Yo no lo creo.
- ¿Te parece? ¡Entonces, regálame una!
- Si fuera millonario te la diera, pero me refería a que no es mucho pedir, porque desear, soñar, es gratis y no hay límites, así que nunca es mucho pedir, al contrario sueña más y pide más, porque quién quita y tus sueños se hagan realidad -le expliqué.
- ¿Sabes algo? En ese caso, tienes razón, así que aparte de tener una casa frente al bello mar en Marbella, también me gustaría tener una piña colada en mi mano mientras tomo el sol.
- ¡Jajaja! ¿Ves? ¡Eso está mucho mejor!

Fin.