lunes, septiembre 24, 2018

1257 - El Hilo de la Vida.

Sir Helder Amos | lunes, septiembre 24, 2018 |
Entre lágrimas y sonrisas, con el mismo hilo con el que acababa de terminar de coser el velo para el funeral de su marido, comenzó a tejer unas hermosas botitas para su primer nieto que venía en camino.

Fin.

Para mantenerte al día con todos los microrrelatos nuevos, tips de escritura, datos, contenido extra y mucho más, sígueme en:
Google Play Store: 365 Microcuentos
Twitter: @365Microcuentos
Facebook: @365Microcuentos
Instagram:@365Microcuentos

domingo, septiembre 23, 2018

Reto Literario: ¡Chismes!

Sir Helder Amos | domingo, septiembre 23, 2018 |

 Este fin de semana, el Reto Literario estuvo inspirado en los chismes, así que consistió en escribir un Microcuento en formato diálogo que comenzara con la frase: "- ¿Te enteraste?" y que terminara con: "- ¡Ja! ¡Lo sabía!", y estos fueron algunos de los microrrelatos participantes:







 Pueden leer todos los Microcuentos participantes en el Momento del Reto y, también, pueden participar con sus propios microrrelatos déjandolo un comentario a esta entrada para que no se queden por fuera.

viernes, septiembre 21, 2018

1256 - La Abuela Eterna

Sir Helder Amos | viernes, septiembre 21, 2018 |
Todos salieron reluctantes de la habitación del hospital cuando la abuela, al borde de la muerte, pidió quedarse a solas con su nieta preferida de 8 años.

Minutos más tarde, la niña salió con lágrimas en los ojos y una gran sonrisa e informó que la abuela había fallecido, su madre, desconsolada, la tomó en sus brazos, la abrazó fuertemente y le preguntó a la pequeña:

- ¿Qué te dijo la abuela?
- Este...  pues... -balbuceó la niña, mordiéndose el labio inferior y quedándose callada por un rato-. La abuela me dijo que sin importar lo que le pasara, ella siempre iba a estar conmigo -confesó la pequeña, sonriendo tímidamente-, que siempre iba a cuidarme, protegerme, guiarme y enseñarme como lo hizo en vida, que no tuviera miedo de hablarle, porque ella siempre me escucharía desde donde iba a estar y que siempre trataría de darme los mejores consejos si aprendía a escucharla en mi corazón.

Todos abrazaron a la niña y, llorando, empezaron a despedir a la abuela.

Esa noche, en casa, la niña aprovechó cuando todos se quedaron dormidos y se metió a escondidas en el cuarto de la abuela. Siguiendo las instrucciones que esta le había dado antes de morir, la pequeña usó todas sus fuerzas para levantar el pesado colchón de la cama. Y allí, escondido entre  las  tablas, encontró un pequeño visor que guindaba de un tablero que tenía todas las letras del alfabeto.

- ¡Aquí está! -celebró la niña, sacando el tablero y abrazándolo fuertemente, porque si la abuela no le había mentido, a través de ese peculiar tablero iba a poder seguir en contacto con ella.

Fin.

Para mantenerte al día con todos los microrrelatos nuevos, tips de escritura, datos, contenido extra y mucho más, sígueme en:
Google Play Store: 365 Microcuentos
Twitter: @365Microcuentos
Facebook: @365Microcuentos
Instagram:@365Microcuentos

miércoles, septiembre 19, 2018

1255 - La Fábula del Lobo y el Niño.

Sir Helder Amos | miércoles, septiembre 19, 2018 |
Después de que la mamá loba le dio a sus lobitos sus lamidos de buenas noches, estos le pidieron un cuento para poder dormir mejor, así que la mamá lobo empezó a contar:

Había una vez un lobo muy astuto que le gustaba cazar las ovejas de los humanos porque estas siempre eran  más gordas que las salvajes, así que cada vez que los humanos llevaban sus ovejas a pastorear en la colina, el lobo aprovechaba cuando las dejaban solas para comérselas.

Sin embargo, para resguardar a sus ovejas, los humanos empezaron a enviar a un niño con ellas con el fin de que les avisara cada vez que viera un lobo para que ellos pudieran ir a la colina y proteger a las ovejas antes de que el lobo se las comiera.

De tal manera, cada vez que el niño veía al lobo merodeando las ovejas, este corría al pueblo gritando: "¡Lobo! ¡Lobo!" y todos los humanos subían a la colina donde estaban las ovejas para intentar matar al lobo.

Pero, tras muchos intentos, de los cuales varios llevaron al lobo al borde de la muerte al casi ser capturado por los humanos, este inventó un plan para poder seguir comiéndose las ovejas.

La próxima vez que el niño llevó a las ovejas a pastorear, el lobo se paseó frente al pequeño, el cual salió corriendo y gritando: "¡Lobo! ¡Lobo!" pero el lobo, tan astuto como era, también salió corriendo, pero en dirección contraria, y se escondió en una colina cercana donde pudo escuchar cuando los humanos llegaron a donde estaban las ovejas y, al no ver a ningún lobo, regañaron al niño por haberles mentido.

Al día siguiente, el astuto lobo hizo lo mismo y, de nuevo, cuando los humanos llegaron a donde estaban las ovejas y no encontraron a ningún lobo, regañaron al pequeño, lo golpearon y lo amedrentaron porque creyeron que les había mentido nuevo.

Finalmente al tercer día, cuando el astuto lobo hizo su jugarreta de nuevo y el niño corrió al pueblo gritando: "¡Lobo! ¡Lobo!" nadie le creyó y nadie subió a la colina a proteger a las ovejas. Así que lobo hizo de las suyas y ese día se comió todo el rebaño sin ninguna preocupación de ser capturado.

Fin.

Para mantenerte al día con todos los microrrelatos nuevos, tips de escritura, datos, contenido extra y mucho más, sígueme en:
Google Play Store: 365 Microcuentos
Twitter: @365Microcuentos
Facebook: @365Microcuentos
Instagram:@365Microcuentos


lunes, septiembre 17, 2018

1254 - El Gran Perdedor.

Sir Helder Amos | lunes, septiembre 17, 2018 |
Dos ancianos, muy amigos desde que eran niños, estaban sentados en el jardín cuando uno de ellos empezó a reír a carcajadas:

B: ¿De qué te ríes?
A: Me acabo de acordar de aquella vez, cuando tenía 20,  que me inscribí en el Gran Maratón.
B: ¡Ah! ¡Ja, ja, ja! ¿Qué quedaste de último?
A: ¡Sí! Ni medalla por haber participado me dieron porque no terminé el recorrido.
B: ¿Y  te acuerdas de la vez que te participaste en un concurso de dibujo?
A: Ja, ja, ja, ¡¿cómo olvidarlo?! Si el jurado se quedó anonado con mis monigotes.
B: ¿Pero no olvides  la vez que participaste en una competencia de baile?
A: Ja, ja, ja, ¡oye! pero para no saber bailar, no puedes negarme que sorprendí a todos pasando la primera ronda.
B: Sí, es verdad, ja, ja, ja, todos nos quedamos impactados...
A: ¡Ay! Qué buenos tiempos aquellos...
B: Eras un loquito, como te gustaba perder y hacernos reír con todos esos concursos y competencias locas en la que te metías.
A: ¿Perder, dices? Pffff... Eso fue pura ganancia, porque si hubiera sido un joven recto y aburrido como tú no estaríamos riéndonos y no tuviéramos nada interesante de qué hablar o qué recordar en este momento.

Fin.

Para mantenerte al día con todos los microrrelatos nuevos, tips de escritura, datos, contenido extra y mucho más, sígueme en:
Google Play Store: 365 Microcuentos
Twitter: @365Microcuentos
Facebook: @365Microcuentos
Instagram:@365Microcuentos


domingo, septiembre 16, 2018

Reto Literario: No Ficción.

Sir Helder Amos | domingo, septiembre 16, 2018 |

El Reto Literario de este fin de semana consistió en escribir un Microcuento de No Ficción en menos de 15 palabras y estos fueron algunos de los microrrelatos participantes:










Pueden leer los más de cien microcuentos que me enviaron para este reto en el Momento de Twitter y si no les dio tiempo a participar por allá, los invito a que lo hagan por aquí y me dejen sus Microrrelatos en los comentarios para poder leerlos y darles mi opinión sobre ellos.