jueves, agosto 15, 2019

1342 - El Alcohólico NO Anónimo.

Sir Helder Amos | jueves, agosto 15, 2019 |
- ¡¡¡QUIERO BEBER!!! ¡¡¡NECESITO ALCOHOL!!! -gritó, en frente de todos, sin importar lo que pensaran ni lo que dijeran.

Fin.

Para mantenerte al día con todos los microrrelatos nuevos, tips de escritura, datos, contenido extra y mucho más, sígueme en:
Google Play Store: 365 Microcuentos
Twitter: @365Microcuentos
Facebook: @365Microcuentos
Instagram:@365Microcuentos


lunes, agosto 12, 2019

1341 - La Silla del Jefe

Sir Helder Amos | lunes, agosto 12, 2019 |
La oficina estaba sola y bajo un haz de luz que entraba por la ventana estaba la silla del jefe, que parecía brillar con todo su esplendor. Todos los hombres que se han sentado en ella han liderado la oficina con inteligencia. Por eso sale a brote la pregunta: ¿la silla hace al jefe o el jefe a la silla?

Si bien es cierto, la silla del jefe es solo un objeto, así que probablemente solo sea un instrumento afortunado en el cual solo los hombres más sabios se han sentado. Aunque, también es posible que esta silla posea inteligencia y que use a los hombres que se sientan en ella para transmitir sus conocimientos y tomar buenas decisiones. Quizás es por eso que sea tan deseada en la oficina y muchos sueñen con sentarse en ella. Porque, a pesar de que todas las sillas de la oficina son iguales: misma marca y mismo modelo, la silla del jefe tiene un no sé qué que la hace diferente.

Fin.

Para mantenerte al día con todos los microrrelatos nuevos, tips de escritura, datos, contenido extra y mucho más, sígueme en:
Google Play Store: 365 Microcuentos
Twitter: @365Microcuentos
Facebook: @365Microcuentos
Instagram:@365Microcuentos


viernes, agosto 09, 2019

1340 - El Paso del Hombre.

Sir Helder Amos | viernes, agosto 09, 2019 |
Un día cualquiera un hombre salió a pasear, en su camino se encontró con un hermoso rosal lleno de brillantes rosas rojas y enamorado de su aroma, las cortó, hizo un bouquet y siguió su camino.

Más adelante se encontró con un vid, del cual guindaban varios racimos de suculentas uvas. Al verlas sintió hambre, así que se detuvo y comió y comió, hasta que no dejó ninguna.

Luego, el hombre siguió andando, hasta que tropezó con una gallina que estaba empollando tres huevos y, pensando en el desayuno del día siguiente, los agarró y los guardó cuidadosamente entre las rosas. Sin embargo, antes de seguir su camino, el hombre se quedó pensando un momento y, tras asentir, también agarró la gallina y se la metió abajo del brazo.

El hombre siguió marchando, recolectando todo lo que podía a su paso, hasta que se cansó y cuando volteó la cabeza para mirar el camino de regreso, descubrió que se había convertido en un desierto.

Ese es el paso del hombre por la tierra.

Fin.

Para mantenerte al día con todos los microrrelatos nuevos, tips de escritura, datos, contenido extra y mucho más, sígueme en:
Google Play Store: 365 Microcuentos
Twitter: @365Microcuentos
Facebook: @365Microcuentos
Instagram:@365Microcuentos


miércoles, agosto 07, 2019

1339 - La Carriola Azul.

Sir Helder Amos | miércoles, agosto 07, 2019 |
Cuando la mujer vio a llegar a su esposo con una hermosa y extravagante carriola azul, se enojó y le preguntó enfurecida:

- ¿Por qué la compraste azul? ¡Si te dije que va a ser niña! ¡NI-ÑA! ¡Tenias que haberla comprado rosada, o ¿acaso no me escuchaste cuando te dije que sería niña?
- Shh, shh, cálmate querida, yo te escuché cuando me dijiste que nuestra bebé será niña.
- ¡¿Entonces por qué compraste la carriola azul?!
- Mi Amor, porque yo soy el que la va a sacar a pasear en la carriola y yo soy hombre, ¡no voy a andar por el parque con una carriola rosada!

Fin.

Para mantenerte al día con todos los microrrelatos nuevos, tips de escritura, datos, contenido extra y mucho más, sígueme en:
Google Play Store: 365 Microcuentos
Twitter: @365Microcuentos
Facebook: @365Microcuentos
Instagram:@365Microcuentos


lunes, agosto 05, 2019

1338 - La Vida Extra.

Sir Helder Amos | lunes, agosto 05, 2019 |
De pronto, mientras madre e hijo esperaban que la luz del semáforo cambiara, el niño empezó a gritar y patalear en la parte trasera del vehículo.

- ¡¿Qué te pasa?! ¡¿Estás bien?! -Lo cuestionó su madre, preocupada, mirándolo por el espejo retrovisor.
- ¡Se me acabaron las vidas! -chilló el pequeño-. ¡Necesito una vida extra!
- ¡¿Una vida extra?! -le preguntó su madre irónicamente-. ¡Lo que necesitas es UNA VIDA! -sentenció-. ¡A ver, dame esa tablet! ¡No jugarás más con ella por una semana!
- ¡Pero mamá! ¿Por qué? -protestó el pequeño-. ¡No es justo! ¿Y ahora con qué voy a jugar?
- Si quieres jugar, tendrás que hacerlo con los niños de la cuadra. A ver si así consigues la vida extra que tanto necesitas.

Fin.

Para mantenerte al día con todos los microrrelatos nuevos, tips de escritura, datos, contenido extra y mucho más, sígueme en:
Google Play Store: 365 Microcuentos
Twitter: @365Microcuentos
Facebook: @365Microcuentos
Instagram:@365Microcuentos


viernes, agosto 02, 2019

1337 - La Fuente de la Felicidad.

Sir Helder Amos | viernes, agosto 02, 2019 |
Había una vez un viajero que, en una de sus tantas travesías, encontró a un viejo moribundo en un camino desolado. Él viajero trató de ayudarlo, pero el viejo ya había aceptado que era su hora de morir. Sin embargo, ante la insistencia del viajero de brindarle ayuda, el viejo le dio un mapa y le reveló su más grande secreto.

- ¡Anda! ¡Ve y disfruta! Ya yo voy de salida en este mundo, pero tú eres un buen hombre, así que espero que tengas una vida muy feliz; pero no le reveles mi secreto a nadie, porque de lo contrario serás muy infeliz -le advirtió el viejo antes de morir.

El viajero esperó a que el viejo muriera y lo enterró al lado del camino. Luego, sacó el mapa y se dirigió al lugar marcado para ver si era verdad lo que le había dicho el viejo. Tras tres días de viaje, el viajero se encontró en un desierto, y tal como lo marcaba el mapa, allí, en el medio de la nada, había una pequeña fuente dorada ⛲️.

El viajero tomó del agua de la fuente e instantáneamente se sintió muy feliz. Así, que regresó a su pueblo natal y, olvidando la advertencia del viejo, le contó a todo el mundo que había encontrado la fuente de la felicidad.

Al principio nadie le creía, pero tras tanto insistir, un par de curiosos decidieron visitar la fuente y cuando regresaron al pueblo, confirmaron el descubrimiento del viajero. Por lo que toda la gente del pueblo viajó a la fuente y se corrió la voz de la existencia de aquella agua que brindaba felicidad.

Sin embargo, no habían bebido del agua de la fuente ni setenta personas cuando la fuente dejó de funcionar. El agua se había acabado. Y todos los pueblerinos, enfurecidos, empezaron a maldecir y a insultar al viajero, por haberlos sacado de su pueblo y de sus oficios en vano.

Desde entonces, tal como lo había predecido el viejo moribundo, el viajero fue muy infeliz, y por más de que año tras año visitaba la fuente para ver si volvía a dar agua, esta siempre estaba seca. Aunque tan pronto el viajero le daba la espalda, la fuente se encendía de nuevo y lanzaba sus chorros de agua hasta el cielo.

Fin.

Para mantenerte al día con todos los microrrelatos nuevos, tips de escritura, datos, contenido extra y mucho más, sígueme en:
Google Play Store: 365 Microcuentos
Twitter: @365Microcuentos
Facebook: @365Microcuentos
Instagram:@365Microcuentos