lunes, abril 23, 2012

474 - Pasando el Dolor de Cabeza.

Imaginé a mi mamá entrar a mi habitación y que me encontraba muerto, sin cabeza y con los restos de mis sesos esparcidos por toda la habitación manchada de sangre; la imaginé gritar y salir corriendo pidiendo ayuda.

Imaginé a los señores de la morgue recoger mis restos y luego tratar de armar nuevamente mi cabeza, como si fuera un rompecabezas, mientras me preparaban para mi velorio.

Me imagine a mis familiares y amigos llorando frente a mi urna, que siempre se mantuvo cerrada debido a lo horrible que había quedado después de que me hubieran cosido y pegado nuevamente mi cabeza, a la cual todavía le faltaban pedazos de piel y carne que no se pudieron recuperar.

Me imaginé el entierro en un día lluvioso, donde todos se salpicaban sus zapatos negros brillante de barro opaco y sucio.

Y cuando imaginé que todo había acabado y que ya estaba tres metros bajo tierra, me di cuenta de que ya no me dolía la cabeza.

Fin.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario