sábado, abril 14, 2012

465 - Una broma mortal.

Desprevenido, agarré a mi mejor amigo por la espalda y le susurré al oído: “Esto es un atraco.” y sin dudarlo ni un momento, ni darse cuenta de que era yo, sacó su pistola y me disparó en la cabeza.

Fin.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario