domingo, abril 01, 2012

452 - El sacrificio, o, el salvador de la cosecha.

Inmovíl, después de que le hubieran roto la columna vertebral, no sentia su cuerpo ni dolor alguno; siendo los ultimos latidos de su corazon en las manos del sacerdote elevadas en el aire la ultima cosa que vio antes de ascender directamente al mundo de los Dioses.

Fin.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario