lunes, octubre 31, 2011

304 - Jack-O'-Lantern

Una vez al año, aquellas cabezas decapitadas con velas en su interior iluminaban su camino, que siempre estaba atestado de horribles monstruos cargando con bolsas llenas de dulces y caramelos.

Ese era el único día que sentía alivio, a pesar del miedo que le provocaban aquellos monstruos, porque se sentía guiado y no tenía que vagar perdido y sin rumbo fijo por los mundos.

FIN.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario