jueves, julio 12, 2012

551 - Las manchas del techo.

Llevaba varios minutos callado e inmóvil acostado en el sillón, mirando el techo con una expresión pensativa en su cara.

Su compañero de cuarto lo había estado observando y para tratar de animarlo lo invitó a tomarse un par de cervezas, a lo que él se negó porque no tenía ánimos de salir esa noche; pero su compañero de cuarto alegando que no lo dejaría caer en una terrible depresión o que se volviera una persona amargada con la vida por no encontrarle un significado alguno, lo obligó a salir esa noche y a tomarse un par de cervezas.

Y mientras se tomaba sus cervezas y hablaba con la camarera del bar, su mente todavía estaba en su cuarto, preguntándose cuantas manchas habrían en aquel techo tan sucio.

Fin.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario