domingo, agosto 07, 2011

219 - Aliento matutino.

Por las mañanas, tan pronto despertaba, salía volando al lago o riachuelo más cercano, necesitaba agua, el fuego que nacía desde su garganta era tal, que sentía que podía escupir lava.

FIN.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario