miércoles, octubre 17, 2018

1267 - El Sueño Inmortal.

Toda su vida soñó con convertirse en un gran músico. Desde pequeño empezó a tomar clases de guitarra, piano y flauta, sin obtener resultados. Pero no se rindió allí, así que de adulto intentó tocar la batería, el bajo y hasta violín pero solo terminó sufriendo de migrañas. Sin embargo, como su sueño era más grande que sus intentos fallidos, de anciano se arriesgó a probar el trombón y hasta el triángulo, pero estos tampoco pudo afinar. De esta manera, murió muy triste porque contrario a su gran sueño, la música era lo que menos se le daba, al no tener dotes musicales.

Sin embargo, incluso después de muerto, era tan grande su sueño y sus ganas de convertirse en un gran músico que tampoco se  rindió y, a medida que su cuerpo se descomponía, empezó a usar su esqueleto como si fuera un xilófono, y su insistencia lo maravilló, porque descubrió que el sonido de sus huesos creaban las más hermosas y peculiares melodías.

Desde entonces, pasó la eternidad siendo el esqueleto más feliz del inframundo, creando música con su cuerpo y viviendo el sueño que no pudo vivir en vida.

Fin.

Para mantenerte al día con todos los microrrelatos nuevos, tips de escritura, datos, contenido extra y mucho más, sígueme en:
Google Play Store: 365 Microcuentos
Twitter: @365Microcuentos
Facebook: @365Microcuentos
Instagram:@365Microcuentos


Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario