martes, junio 21, 2011

172 - El Elefante Rosado.

Seguí al Elefante Rosado porque me llevaría a donde estaban los dulces, luego de tres días de caminar, llegamos a un claro donde habían puros elefantes de chocolate, de caramelo, de arequipe y de todos los sabores que uno pudiera imaginarse, y yo estaba tan hambriento que, literalmente, me comí a un Elefante.

FIN.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario