jueves, diciembre 29, 2016

1059 - El reloj biológico.

Un par de días antes de su trigésimo cumpleaños, cuando la alarma de su reloj biológico empezó a sonar fragosamente, llamó a su hermana y se ofreció a cuidar a sus sobrinos esa tarde.

Al regresar a casa, toda despeinada, se lanzó sobre su cama y le dio un fuerte golpe a su reloj para que se callara, susurrando para sí misma "5 años más", antes de quedarse profundamente dormida por lo cansada que estaba.

Fin.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario