lunes, junio 20, 2011

171 - El respiradero irónico.

Casi asfixiada, la foca, decidió abrir un agujero en el hielo para poder respirar, pero al tomar la gran bocanada de aire que le salvaría la vida, un arpón atravesó su cabeza y se convirtió en la cena de un esquimal famélico.

FIN.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario