martes, junio 14, 2011

165 - La cocinera.

Aderezaba todos los platillos que preparaba con lagrimas de tristeza, porque de regreso, en su casa, sus niños pasaban hambre y no tenía ni un rábano que cocinarles.

FIN.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario