lunes, abril 04, 2011

094 - Sangriento amanecer.

- Mira lo que has hecho.
- Lo sé, soy un creador de destrucción masiva. - Dijo con una lagrima corriéndole por la mejilla.
- No llores, estoy aquí para ayudarte.

Y con un abrazo y un beso, ambos amanecieron limpiando el desastre que había causado.

FIN.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario