domingo, noviembre 20, 2011

324 - Pecados capitales: Avaricia.

 Insatisfecho con las ganancias que producía la venta de pianos, empezó a vender también sus propios órganos.

FIN.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario