lunes, noviembre 07, 2011

311 - ¡No me toques!

Mientras hablábamos no podía apartar mi mirada de sus manos sucias, llenas de barro, aceite de motor y sudor, forradas de llagas con pústulas de pus; ni de sus uñas largas, sucias y negras, debido a la sangre coagulada que yacía debajo ellas.

FIN.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario