jueves, enero 06, 2011

006 - Los Reyes se lo robaron.


     Un niño muy pobre, ilusionado con la llegada de los Reyes Magos, puso su único par de zapatos en el alféizar de la ventana  para que le trajeran un regalo.

      Al despertar, emocionado, el niño miró hacía la ventana y descubrió que no habían regalos y que tampoco estaban sus zapatos.

FIN.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario