jueves, abril 07, 2016

976 - La casa en Marbella.

Cuando vi a mi compañero de trabajo mirando, absorto, la lluvia caer a través de la ventana, le pregunté:

- ¡Ey! ¿En qué piensas?
- Oh, no, en nada, aquí soñando despierto -respondió, tras soltar un suspiro.
- ¿Y en qué soñabas?
- En que tenía una casa frente al bello mar en Marbella, pero ¡ugh! la vida es injusta y eso es mucho pedir.
- Yo no lo creo.
- ¿Te parece? ¡Entonces, regálame una!
- Si fuera millonario te la diera, pero me refería a que no es mucho pedir, porque desear, soñar, es gratis y no hay límites, así que nunca es mucho pedir, al contrario sueña más y pide más, porque quién quita y tus sueños se hagan realidad -le expliqué.
- ¿Sabes algo? En ese caso, tienes razón, así que aparte de tener una casa frente al bello mar en Marbella, también me gustaría tener una piña colada en mi mano mientras tomo el sol.
- ¡Jajaja! ¿Ves? ¡Eso está mucho mejor!

Fin.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario