domingo, mayo 15, 2011

135 - El tiempo no perdona.

Y al fin, después de cien años, cuando el príncipe que rompería la maldición llegó a la torre donde reposaba la princesa, lo único que encontró fue su esqueleto bajo un velo blanco manchado de sangre y, a su lado, un dragón muerto de hambre.

FIN

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario