lunes, noviembre 28, 2016

1048 - El juego del amor.

- ¿Podrías ponerle pausa a tu juego? Tenemos que hablar -sentenció su novia, parándose en frente del televisor.
- ¡Querida! ¡No puedo! ¡Dame un permiso! -gritó el novio, exaltado-. ¡Estoy jugando un juego online y no le puedo poner pausa!
- No me interesa, tenemos que hablar, quiero que nos tomemos un tiempo.
- ¿Qué? -balbuceó el novio, palideciendo y soltando el control de juego-. ¿Estás terminando conmigo?
- No, -chilló su novia-. Solo te estoy pidiendo que no demos un tiempo.
- Pero... Pero, en los juegos en línea... no hay pausas ni tiempos.
- ¡¿Puedes olvidarte ya de tu jueguito?! -gritó su novia, enfurecida.
- No es mi juego, es nuestro juego, -explicó el novio, llevándose la manos a la cabeza-. Porque el amor es como un juego en línea, no hay pausas ni tiempos libres, o jugamos y nos arriesgamos, o no jugamos y no somos nada.

Fin.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario