sábado, marzo 31, 2012

451 - El Peon.

Creía que hacía lo que quería y que se movía por el tablero a sus anchas, atacando a otros peones y finalmente sacrificando su vida porque era él quien así lo había decidido; y el idiota nunca se dió cuenta de que era mi mano la que lo estuvo moviendo todo este tiempo.

Fin.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario