jueves, diciembre 13, 2018

1281 - El Hogar de la Tortuga.

Cuando el Tío Conejo terminó de construir su madriguera, hizo una gran fiesta e invitó a todos sus amigos para que conocieran su nuevo hogar. Unos meses después, a pocas semanas de que llegara el invierno, Mamá Osa también organizó una gran fiesta cuando encontró la cueva perfecta en la que invernaria ese año, para que todos la conocieran.

La Tortuga que había asistido a ambas fiestas, al ver la felicidad de sus amigos al sentir lo calentita que eran sus nuevos hogares, sintió que a ella también le gustaría tener su propio hogar, así que desde entonces, empezó a buscar por tierra y por mar su casa ideal para hacerla su hogar.

Des esta forma la Tortuga busco por años, cientos de años y pasó toda su vida buscando un lugar al cual podría llamarlo hogar. Hasta que un día, cuando ya estaba cansada y muy anciana para seguir buscando, la Tortuga decidió tomar un descanso y se metió adentro de su caparazón y, al hacerlo, descubrió que su búsqueda había sido en vano.

Fin.

Para mantenerte al día con todos los microrrelatos nuevos, tips de escritura, datos, contenido extra y mucho más, sígueme en:
Google Play Store: 365 Microcuentos
Twitter: @365Microcuentos
Facebook: @365Microcuentos
Instagram:@365Microcuentos


Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario