viernes, abril 28, 2017

1099 - La Siestecita de Mamá.

Cuando el pequeño escuchó las llaves y la perilla de la puerta girar, corrió hasta ella y se abalanzó sobre su padre.

- ¡Papi! ¡Papi! ¡Al fin llegaste! ¡Me sentía tan solo y aburrido!
- ¿Y eso por qué, campeón? ¿Dónde está tu mamá? -le preguntó, consternado, mientras lo abrazaba y le daba un par de coscorrones cariñosos.
- Está durmiendo.
- ¿Está durmiendo?... ¡Qué raro!... Si tu mamá nunca duerme de día.
- Sí, papi, está durmiendo, cuando terminé de jugar la encontré tomando una siestecita en el piso de la cocina, y no quise despertarla porque creo que estaba soñando, se veía tan linda y feliz.
- ¡¿Có-cómo dices?! -titubeó y, palideciendo, corrió a la cocina, donde encontró a su mujer tirada en el suelo justo como su hijo le había dicho.
- ¿Qué pasa, papá? -le preguntó, confundido, cuando lo alcanzó y lo encontró arrodillado junto al cuerpo de su madre-. ¿Qué pasa?... ¿Por qué lloras, papá? -gimió el pequeño, antes de romper en llanto, sin comprender lo que había sucedido.

Fin.

Para mantenerte al día con todas las publicaciones, datos, e información pertinente a los microrrelatos y su autor, puedes seguir y descargar la aplicación gratis para Android en la Google Play Store: 365 Microcuentos
Twitter: @365Microcuentos
Facebook: @365Microcuentos
Instagram:@365Microcuentos
Pinterest: @365Microcuentos

microrrelatos de tristeza infantil, minicuentos sobre la muerte, microficción triste


Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario