miércoles, enero 28, 2015

806 - El motín.

Cuando el capitán se enteró de lo que estaba tramando su tripulación, bajó sigilosamente hacía su cabina, que se encontraba en la parte más baja del barco y, allí, tras cerrar su puerta con llave, empujó su escritorio a un lado, enrolló la alfombra y, sin dudarlo ni un momento, jaló el tapón escondido para que toda su tripulación traicionera se hundieran con él, antes de que pudieran llevar a cabo su macabro plan.

Fin.

Comparte este Post:

1 comentario: