lunes, octubre 14, 2019

1358 - El Libro de la Bestia.

Mientras la joven recogía sus cosas en el ático para terminar de organizar la mudanza, misteriosamente se cayó de una de las cajas que pertenecía a su madre un pesado libro negro, que llamó su atención.

Como hipnotizada, se dirigió con pasos lentos al libro y lo tomó en sus manos, le sacudió el polvo y sintió la suave portada rozar sus dedos, sin sospechar que estaba forrada de piel humana. Con sus dedos recorrió las letras doradas que decía: Bestia Librium, y luego, lo abrió lentamente,

Las páginas del libro estaban llenas de firmas de una tinta marrón oscura. Rápidamente lo hojeo y en la última página un par de firmas llamaron su atención, la antepenúltima firma era la de su abuela, y la última la de su madre.

Sientiéndose atraída por el libro, un misterioso impulso de firmarlo se apoderó de ella y, tras rebuscar en la caja de donde se había caído encontró una pluma. Sin entender cómo ni porqué, sentía que sabía lo que tenía que hacer, así que se punzó el dedo índice con la pluma y observó cómo está se llenaba con su sangre.

Luego, sin salir de su trance, se sentó y puso el libro en el suelo, sosteniendo la pluma que temblaba  en su mano, la dirigió lentamente hasta que tocó la hoja...

- ¡¿Qué estás haciendo?! -le gritó su madre desde el umbral de la escalera.

La joven, instantáneamente volvió en sí.

- No lo sé -respondió sinceramente, sacudiendo ligeramente su cabeza y soltando la pluma.
-  ¿Lo firmaste? - le preguntó su madre con un rugido.
- No, no, no -balbuceó la chica, mirando el libro muy confundida.
- ¡Regresa a tu cuarto inmediatamente! -le ordenó la madre, histérica- ¡Tu estás bautizada! ¡Yo no te bauticé en vano para que me hicieras esto!

La joven dejó el libro en el piso y bajó corriendo a su habitación sin comprender los gritos de su madre.

Una vez sola, la madre tomó el libro y vio que en la página donde estaba abierto, habían aparecido unas palabras debajo de su firma que decían:

Ella, tambien, será mía”.

Fin.

Para mantenerte al día con todos los microrrelatos nuevos, tips de escritura, datos, contenido extra y mucho más, sígueme en:
Google Play Store: 365 Microcuentos
Twitter: @365Microcuentos
Facebook: @365Microcuentos
Instagram:@365Microcuentos


Comparte este Post:

2 comentarios:

  1. No poder seguir escribiendo cuando innatamente nace...y te cortan las alas...dejándolo en el baúl de los recuerdos en un viejo desván.
    Sin prestar ninguna atención.
    Gracias.Un micro cuento de la Bestia Bella.

    ResponderEliminar