viernes, septiembre 07, 2018

1251 - El Pecado Original.

- ¡Está bien! -cedió Eva, después de que la serpiente llevara un par de horas tentándola-. Tráela.

Entusiasmada, la serpiente trepó por el árbol del conocimiento y tomó el fruto más apetitoso que encontró y se lo ofreció a la mujer.

- ¡¿Así?! -se quejó Eva, tomando la fruta con asco-. ¿No lo vas a lavar, ni siquiera?

De tal forma la serpiente fue al río, lavó la fruta y regresó lo más rápido que pudo a donde estaba la primera mujer.

- ¡Ay! Pero a mí no me gustan los frutos con cáscara, ¿no podrías pelarla? -dijo, devolviéndole la fruta prohibida a la serpiente.

Tras un par de horas, pelando el fruto prohibido con los colmillos para  poder complacerla, la serpiente regresó a donde Eva estaba y la tentó con el fruto.

Eva tomó la fruta entre sus manos y se la llevó a la boca, pero justo antes de morderla...

- ¡Esta fruta es muy grande! ¡Cortámela en gajos porque así no me la puedo comer! -se quejó de nuevo.

Cansada  y fastidiada, la serpiente hizo lo que se le pidió, sin embargo, nuevamente...

- ¡No le quitaste las semillas... -empezó a objetar Eva, pero la serpiente, obstinada, le arrebató el fruto prohibido  de las manos a la mujer con su cola y lo tiró al piso del jardín enfurecida.

- ¿Sssabesss algo, mujer? -vociferó la serpiente-. Ya me cansssé y no voy a ssseguir tu juego. No te comasss nada -sentenció, dejando a Eva atónita mientras le daba la espalda y se alejaba de ella.

Un segundo más tarde, se escuchó un estruendo en los cielos.

Fin.

Para mantenerte al día con todos los microrrelatos nuevos, tips de escritura, datos, contenido extra y mucho más, sígueme en:
Google Play Store: 365 Microcuentos
Twitter: @365Microcuentos
Facebook: @365Microcuentos
Instagram:@365Microcuentos


Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario