lunes, septiembre 15, 2014

770 - Apellidos poderosos.

- ... ¿Será todo? - le preguntó la cajera.
- Si.
- Bueno, me da su nombre para emitirle la factura, por favor.
- John Rockefeller.
- Ah, ¿cómo el queso? - bromeó la cajera con una sonrisa en los labios.
- No - respondió John con un tono hastiado - el queso es roquefort, yo soy Rockefeller, y usted, señorita, está despedida.
- ¿Cómo dice? - se extrañó la cajera.
- ¡Qué está despedida!

Y con tan solo hacerle una señal a su asistente, éste ordeno todo el papeleo y en menos de cinco minutos, John había comprado el local y despedido a la pobre cajera.

Fin.

Comparte este Post:

2 comentarios:

  1. Quiero darle un "Me gusta!" :) Me encantó!

    ResponderEliminar
  2. Me algra mucho que te haya gustado, Carla, saludos.

    ResponderEliminar