viernes, septiembre 05, 2014

768 - El poder de los tacones.

Cuando la abogada llegaba a los tribunales con sus zapatillas bajitas, todos allí la ignoraban y ni siquiera la saludaban; pero cuando llegaba entaconada y haciendo toc, toc, toc con cada paso que daba, todos, en los tribunales, se detenían un momento para saludarla y ayudarla a resolver los casos que ella llevaba.

Fin.

Comparte este Post:

4 comentarios:

  1. Fabuloso magnífico espectacular perfecto el mejor.....VIVA EL AUTOR!! Así se hace
    :-)

    ResponderEliminar
  2. Gracias! Me alegra mucho que les haya gustado, saludos.

    ResponderEliminar