jueves, febrero 16, 2012

410 - Durmiendo con el enemigo.


Llegó a su casa, cansado, después de una larga jornada de trabajo y cuando se metió en la cama junto a su esposa e intentó contarle como estuvo su día, ella le dijo entre ronquidos:

- Cállate que estoy cansada, déjame dormir.

Y  pasó toda la noche despierto, mirando al techo, llorando y sintiéndose más solo que nunca.

FIN.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario