domingo, diciembre 15, 2019

1362 - El Amor Perdido.

Mientras esperaba su próximo vuelo, el joven adulto estaba absorto viendo las hojas de su pasaporte. Había viajado tanto y visitado tantos países buscando el amor, que estaba empezando a perder la esperanza de alguna vez encontrarlo.

- ¡Tanto buscar para nada! -se quejó, frustrado.
- ¿Disculpa? -le preguntó, consternada, la anciana que estaba sentada a su lado.
- ¡Oh! ¡Lo siento, abuela! Estaba hablando conmigo mismo -se excusó, apenado.
- No te preocupes, querido, ¿todo bien?
- Sí, la verdad sí, solo que estoy un poco decepcionado.
- ¿Y eso por qué? -inquirió la anciana, con una sonrisa-. Si se puede saber, claro... -añadió, al ver que el joven se quedó callado por un momento.
- Sí, es solo que siento que nunca voy a encontrar al amor de mi vida -confesó, ruborizándose.
- Ah, no te desanimes, muchacho, pero déjame decirte algo que me han enseñado los años, el amor nunca se encuentra, porque es algo que no se te ha perdido. Al contrario, el amor te encuentra a ti.
- ¿Entonces debo dejar de buscar? -preguntó el joven, confundido.
- No, no, no, nunca te rindas, ni dejes de buscar -aclaró la anciana, con una gran sonrisa-. Porque a pesar de que tú no puedes encontrar el amor, tampoco sabes en donde ni en que momento es que el amor te encontrará a ti. Así que continúa tu búsqueda con paciencia, que el que busca encuentra, o en este caso, el que busca tiene más oportunidad de ser encontrado que el que no busca. Aunque cuando el amor se empeña en encontrarte, lo hará así te escondas.
- Muchas gracias abuela, muy sabias sus palabras, seguiré mi búsqueda entonces -se despidió el joven, al escuchar que estaban llamando su vuelo para abordar.
- De nada, querido, feliz viaje, paciencia y disfruta la búsqueda.
- Así lo haré, abuela, así lo haré.

Sin decir más nada, ambos se despidieron con una sonrisa y una pequeña reverencia con la cabeza. Y a pesar de que el joven no supo el nombre de la anciana ni volvió a verla en su vida, nunca olvidó su encuentro ni sus sabias palabras.
Fin.

Si te gustó este cuento y te gustaría ayudarme a mantener 365 Microcuentos en línea, puedes dejarme una propina en PayPal.me/helderz o a través de CashApp $Helderz ademas, no olvides de seguirme en:
Google Play Store: 365 Microcuentos
Twitter: @365Microcuentos
Facebook: @365Microcuentos
Instagram:@365Microcuentos


Comparte este Post:

3 comentarios:

  1. Un ángel en forma de anciana hizo acto de presencia para dar un mensaje sabio.
    El amor verdadero te encuentra y es cierto que en parte reside en sí mismo.
    Por muchas veces que se devuelta al mundo si tiene que llegar llegará el adecuado a uno incluso a veces lo tienes siempre más próximo de lo que se ha creído.
    Más por mucho que alguien se enperre en buscarlo en el momento que dejas de hacerlo y dónde y cuando menos te lo hayas esperado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, así mismo es, en los próximos días estaré publicando otro cuento que sería la continuación de de este, te invito a que visites la página pronto para que lo leas 🤓

      Eliminar
  2. Gracias..se continuará lenyedo gracias a sus letras👍🏼😉😊

    ResponderEliminar