jueves, abril 11, 2019

1310 - La Oveja Dálmata.

Cada vez que hacía una travesura o cometía un error, una mancha negra le salía en su brillante lana blanca. Pero, a pesar de los comentarios que escuchaba del resto del rebaño sobre su pelaje manchado y sobre si era una buena o mala oveja, le enorgullecía tener sus manchas porque cada una de ellas representaba una gran historia que contar, mientras que el resto de las ovejas blancas solo podían limitarse a escuchar.

Fin.

Para mantenerte al día con todos los microrrelatos nuevos, tips de escritura, datos, contenido extra y mucho más, sígueme en:
Google Play Store: 365 Microcuentos
Twitter: @365Microcuentos
Facebook: @365Microcuentos
Instagram:@365Microcuentos


Comparte este Post:

2 comentarios:

  1. Y qué monotonía tener toda la lana blanca toda la vida... Hay que ser diferente también.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y también es importante tener cosas que contar, porque las travesuras y los errores son los que le dan sabor a la vida.

      Saludos 😊

      Eliminar