sábado, enero 07, 2017

1062 - La neblina.

Para su última prueba, el maestro ninja llevó a su discípulo a la cima de la montaña más alta y, dándole solamente un bokken, le dijo:

- Cuando disipes toda la neblina y puedas esquivar mi ataque sorpresa, habrás pasado la prueba.

Tomando su única arma en sus manos, el joven aprendiz empezó a agitarla muy rápidamente en el aire, seguro de que con su velocidad y destreza disiparía la neblina en cuestión de minutos; sin embargo, sin importar cuán rápido fueran sus movimientos, la niebla seguía tan espesa como al comienzo, por lo que el maestro lograba golpearlo repetidamente sin ser visto.

Después de varios días, intentando todo lo que se le viniera a la mente para disipar la neblina, el aprendiz, dándose por vencido, se sentó sobre la fría tierra a meditar sobre su fracaso, conectándose con la montaña y su entorno y olvidando sus pensamientos, sentimientos y anhelos, hasta que, en su silencio y quietud, la neblina se disipó poco a poco y, finalmente, a pesar de tener los ojos cerrados, pudo prever el próximo ataque de su maestro y esquivarlo con un ligero movimiento de cabeza.

Fin.

Para mantenerte al día con todas las publicaciones, datos, e información pertinente a los microrrelatos, puedes seguir a 365 Microcuentos en:
Twitter: @365Microcuentos
Facebook: @365Microcuentos
Instagram:@365Microcuentos
Pinterest: @365Microcuentos

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario