miércoles, enero 09, 2019

1288 - El Nuevo Dios.

- No puedo hacerlo -le susurró al oído de su maestro.
- Sí puedes, tú estás más que preparada para esto -le aseguró el enmascarado, acariciando el rostro de la joven con el filo de la daga que tenía en la mano.
- No, no puedo -refutó-. ¡Te amo!

El maestro se quedó congelado por unos segundos. Luego, lentamente, se quitó la máscara y se bajó la capucha. Mirando a su alrededor, vio el circulo que sus otros veinte discípulos formaban  agarrados de la mano entornó a él y se aseguró que todavía todos estuvieran en trance.

- ¿Qué dices? -le preguntó el Maestro a la joven, agarrándola fuertemente por los hombros.
- Yo no amo a Dios, te amo a tí, tú eres mi Dios.
- ¡NO! -gritó el maestro, zarandeándola, mientras que ella empezó a reír desquiciadamente.

Un minuto más tarde, el maestro cansado, cayó sobre sus rodillas y a su lado la daga. Ahora él también había empezado a reír frenéticamente.

- El mundo va arder, -dijo el maestro entre sus carcajadas-. Ahora no hay nadie que pueda detener el Apocalipsis.
- ¡No digas eso! -refutó la joven-. Sí alguien puede salvar el mundo eres tú, maestro, mi Dios -agregó, arrodillándose a su lado y recogiendo la daga para dársela en las manos a su maestro-. Sacrifícame, sacrifícame, salva al mundo y conviértete no solo en mi Dios, si no en el Dios de todos.
- No, no puedo hacer eso -sentenció el maestro, rechazando la daga-. Yo también te amo.

Y dándole un beso apasionado, se fundieron en un abrazo segundos antes de ser devorados por las llamas del Apocalipsis.

Fin.

Para mantenerte al día con todos los microrrelatos nuevos, tips de escritura, datos, contenido extra y mucho más, sígueme en:
Google Play Store: 365 Microcuentos
Twitter: @365Microcuentos
Facebook: @365Microcuentos
Instagram:@365Microcuentos


Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario