viernes, octubre 19, 2018

1268 - El Payaso Satánico.

Miró su reflejo en el espejo y, horrorizado, le pegó un puñetazo tan fuerte que lo hizo añicos y se corto la mano, porque en su frente había aparecido la primera marca, la forma de un número 6 le ardía como si se la hubieran hecho a hierro caliente tal cual ganado.

Con la sangre que brotaba de la herida de su mano, intentó lavarse la marca, pero al verse  en los restos del espejo que estaban  esparcidos por todo el baño, sintió que había empeorado las cosas, porque ahora su rostro estaba ensangrentado.

Sin embargo, no podía parar su frustración, así que lloró hasta que el maquillaje se le corrió, se jaló tan fuerte de los pelos que se lo arrancó a mechones y apretó tanto los dientes que algunos se le partieron.

Poco a poco su aspecto de un lindo y divertido payaso que le había traído alegría y sentido a su vida con las sonrisas de todos los niños que se rían de sus chistes malos iba desapareciendo, para convertirse en lo que más había temido. Y todo por cambiarle su alma al diablo por hacer reír a aquel único niño, el mismísimo hijo del demonio, que nunca en su vida había reído hasta que vio a su padre engañar a un pobre payaso.

Fin.

Para mantenerte al día con todos los microrrelatos nuevos, tips de escritura, datos, contenido extra y mucho más, sígueme en:
Google Play Store: 365 Microcuentos
Twitter: @365Microcuentos
Facebook: @365Microcuentos
Instagram:@365Microcuentos


Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario