viernes, septiembre 21, 2018

1256 - La Abuela Eterna

Todos salieron reluctantes de la habitación del hospital cuando la abuela, al borde de la muerte, pidió quedarse a solas con su nieta preferida de 8 años.

Minutos más tarde, la niña salió con lágrimas en los ojos y una gran sonrisa e informó que la abuela había fallecido, su madre, desconsolada, la tomó en sus brazos, la abrazó fuertemente y le preguntó a la pequeña:

- ¿Qué te dijo la abuela?
- Este...  pues... -balbuceó la niña, mordiéndose el labio inferior y quedándose callada por un rato-. La abuela me dijo que sin importar lo que le pasara, ella siempre iba a estar conmigo -confesó la pequeña, sonriendo tímidamente-, que siempre iba a cuidarme, protegerme, guiarme y enseñarme como lo hizo en vida, que no tuviera miedo de hablarle, porque ella siempre me escucharía desde donde iba a estar y que siempre trataría de darme los mejores consejos si aprendía a escucharla en mi corazón.

Todos abrazaron a la niña y, llorando, empezaron a despedir a la abuela.

Esa noche, en casa, la niña aprovechó cuando todos se quedaron dormidos y se metió a escondidas en el cuarto de la abuela. Siguiendo las instrucciones que esta le había dado antes de morir, la pequeña usó todas sus fuerzas para levantar el pesado colchón de la cama. Y allí, escondido entre  las  tablas, encontró un pequeño visor que guindaba de un tablero que tenía todas las letras del alfabeto.

- ¡Aquí está! -celebró la niña, sacando el tablero y abrazándolo fuertemente, porque si la abuela no le había mentido, a través de ese peculiar tablero iba a poder seguir en contacto con ella.

Fin.

Para mantenerte al día con todos los microrrelatos nuevos, tips de escritura, datos, contenido extra y mucho más, sígueme en:
Google Play Store: 365 Microcuentos
Twitter: @365Microcuentos
Facebook: @365Microcuentos
Instagram:@365Microcuentos

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario