domingo, septiembre 10, 2017

1135 - El Lobo Temeroso.

Todos los días, mientras que el pastorcito llevaba a las ovejas a pastar sobre la cima de una colina cercana, observaba como la rebelde oveja negra se mofaba del lobo llamándolo cobarde y tonto porque no se atrevía a atacarlas y, ante todo esto, el lobo aceptaba las dolorosas palabras bajando la cabeza y retrocediendo un par de pasos.

A medida que pasaban los días, los insultos y provocaciones de la oveja eran cada vez más fuertes y humillantes; pero al no obtener una reacción diferente del lobo, quien siempre bajaba la cabeza y retrocedía, el pastorcito creyó que las palabras de la oveja eran ciertas y consideró que, realmente, el lobo les tenía miedo y que era un cobarde.

Un día, el pastorcito amaneció muy enfermo y cuando vio a su padre muy preocupado porque no tenía quien llevara las ovejas a pastar, le dijo:

- Papá, las ovejas pueden ir solas a pastar.
- Pero, hijo, ¿y el lobo? Si enviamos a las ovejas solas a pastar, el lobo se las comería de un bocado.
- No, papá, el lobo le tiene miedo a las ovejas -afirmó el pastorcito.
- Debe ser la fiebre… -balbuceó el padre, tocándole la frente a su hijo.
- No, papá, confía en mí, el lobo no atacará a las ovejas, él les tiene miedo, sobre todo a la oveja negra –explicó el pequeño, mostrándose tan seguro de sí mismo que convenció a su padre de enviar a las ovejas solas a pastar.

Sin embargo, cuando cayó la noche, al ver que ninguna oveja había regresado a casa, tanto el pastorcito como su padre fueron a la colina a buscarlas; pero lo único que encontraron, en la cima, fue al lobo, dormido, con la barriga tan llena que parecía que fuera a explotarle en cualquier momento.

Fin.

Para mantenerte al día con todas las publicaciones, datos, e información pertinente a los microrrelatos y su autor, puedes seguir y descargar la aplicación gratis para Android en la Google Play Store: 365 Microcuentos
Twitter: @365Microcuentos
Facebook: @365Microcuentos
Instagram:@365Microcuentos
Pinterest: @365Microcuentos

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario