sábado, junio 11, 2016

998 - El ayudante sabio.

Cuando el hijo del herrero, un muchacho muy intelectual pero flaco y debilucho, se acercó a la herrería para contarle a su padre la nueva frase que había aprendido, este le dijo:

- Disculpa, hijo, me encantaría escucharla pero, cómo puedes ver, estoy algo ocupado, hay mucho trabajo por hacer y muy poco tiempo.

Pero el chico se quedó en silencio por un momento y, luego de pensar un poco al respecto, le preguntó a su padre perspicazmente:

- ¿Te ayudo?
- ¿En serio? -preguntó el herrero, sorprendido, porque su hijo nunca se había interesado en la herrería-. ¡Pues claro! ¡Ven! Échame una mano y pásame esas herramientas de allá...

Sin embargo, el joven se quedó muy quieto en el lugar en el que estaba, sin mover ni siquiera un dedo.

- ¿Y bueno? ¿No dijiste que ibas a ayudarme? -le preguntó su padre, al verlo ahí parado cómo una estatua.
- Eso hago papá, verás, hoy aprendí una nueva frase que dice: "Mucho ayuda el que no estorba" así que te estoy ayudando al no estorbar en tu trabajo.
- ¡No vengas con tonterías! ¡Salte de aquí! ¡Vamos, fuera! -lo corrió el herrero, un poco molesto, porque pensó que le estaba tomando el pelo; pero unos minutos más tarde recordó la última vez que había intentado enseñar a su hijo el arte de la herrería y este casi lo mataba al intentar afilar un cuchillo.

Fin.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario