jueves, junio 09, 2016

997 - Los dulces de Halloween.

Cuando un niño del futuro descubrió, en un libro de historia, que sus antepasados celebraban una fiesta todos los 31 de octubre en la cual los niños se disfrazaban y les regalaban dulces gratis al decir unas palabras mágicas, se obsesionó con la idea y, al ser muy inteligente, inventó la primera máquina del tiempo para viajar al pasado y poder vivir la experiencia él mismo.

Al llegar un 31 de octubre del pasado, vio emocionado que todo era verdad e, imitando a los otros niños que corrían de un lugar a otro con sus disfraces, el niño del futuro empezó a recolectar muchos dulces diciendo las palabras mágicas "¡¿Dulce o truco?!" y, a pesar de que no se había disfrazado, cómo sus ropas eran muy futuristas, todos los adultos les daban una ración extra de caramelos porque, según ellos, tenía el mejor disfraz.

Para cuando hubo finalizado la noche, el niño del futuro cargo una bolsa gigante llena de dulces en su máquina del tiempo y regresó a su era; sin embargo, cuando se escondió debajo de su cama para comerse los dulces que había recogido, sin que sus padres se dieran cuenta, pegó un grito horrorizado al descubrir que, por el viaje en el tiempo, todos los dulces se habían vencido y, cuando abrió el primero, lo único que salió del empaque fueron cientos de pequeños gusanos blancos disecados y un pocotón de polvo.

Fin.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario