jueves, junio 16, 2016

1000 - El pastel de chocolate.

- ¿Qué haces, amor? -le preguntó el diablo al destino al verlo sentado frente a su bola de cristal mirándola fijamente.
- Acá, divirtiéndome con este humano.
- ¿Quién es? -indago el diablo, abrazando al destino por detrás y fijando su mirada en la bola.
- Un viejo de 74 años, diabético, que está a punto de morir, y que desde hace un par de años, que descubrió su enfermedad, su único deseo es comerse un pastel de chocolate.
- ¿Y que tiene eso de divertido? -inquirió el diablo, mientras acariciaba los brazos de su amado.
- Me divierte ver el sufrimiento interno del hombre al rechazar los mil y un pasteles de chocolates que pongo en su camino, solamente por cuidar su salud y extender su vida.
- ¿Y haría alguna diferencia que se coma el pastel? -preguntó el diablo, interesándose por el viejo-. O sea, ¿obtendrías su alma antes de lo previsto si se lo come?
- No, un pedazo de pastel no cambiaría lo que está escrito -respondió el destino, colocando con sus poderes un suculento pedazo de pastel de chocolate en la nevera que acababa de abrir el viejo.
- Y entonces, ¿por qué lo haces?
- Por maldad.

Fin.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario