jueves, abril 14, 2016

979 - El mejor accesorio.

Después de pasar horas vistiéndose, peinándose y maquillándose, la joven, alta, esbelta y bella chica se quedó un largo rato viéndose frente al espero, sintiendo que, a pesar de todo, algo le faltaba.

En ese momento, escuchó a su novio millonario entrar en la habitación y, estirando su mano hacía él, lo llamó:

- ¡Querido! ¿Puedes venir acá un momento?
- ¿Qué pasa, amor?
- Nada, sólo, shhhh, quédate en silencio y párate aquí, junto a mí.

Y cuando el reflejo de su novio apareció junto a ella y la tomó por la cintura, pensó satisfecha: "Perfecto."

Fin.

Comparte este Post:

2 comentarios:

  1. La idea que tienen algunas mujeres, con pensamiento ambiguo, de que un hombre las complementa.

    ResponderEliminar