martes, abril 12, 2016

978 - El vuelo de la bruja del 7-1.

Esa noche, alrededor de las 3:30 a.m. se escuchó una gran explosión seguida de un apagón general.

Cuando los vecinos de uno de los edificios afectados salieron de sus apartamentos para ver qué había sucedido, se encontraron a la inquilina del 7-1 muerta, enredada y electrocutada entre los cables de corriente que colgaban debajo de su ventana.

Pero lo que más inquietó a los vecinos no fue el apagón, ni la misteriosa muerte de la inquilina, sino los maullidos melancólicos del gato negro que estaba sentado al lado de una escoba de paja que se encontraba justo debajo del cádaver colgante de la mujer; porque eso solo se podía significar una cosa, que todos los rumores de que esa mujer era una bruja eran ciertos, sin embargo, los más escépticos insistían en que la inquilina solo se había suicidado, lanzándose desde el balcón de su recámara en el piso número 7.

Fin.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario