domingo, abril 10, 2016

977 - El padrino.

Cuando mi mejor amiga me preguntó si quería ser el padrino de su hijo, me emocioné mucho y me imaginé usando un smoking, fumando y llegando, rodeado de una banda de bandidos, a la iglesia a bautizar a mi primer ahijado.

- ¿Entonces? ¿Qué dices? ¿Te gustaría o no? -me preguntó de nuevo mi amiga, al ver que me había quedado absorto en mis pensamientos.
- Me encantaría -le respondí, usando un tono bajo y grave, imitando a Al Pacino.

Fin.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario