martes, marzo 22, 2016

969 - El examen de matemáticas.

Esa noche tuvo una horrible pesadilla en la cual corría por el campo de batalla para llegar a la calculadora dorada, esquivando los cientos de números uno, que surcaban el cielo y lo atacaban cómo si fueran puntiagudas y mortíferas flechas, logró resguardarse, sin embargo, no había dado ni un suspiro de alivio, cuando los ocho empezaron a disparar bolas de cañón por sus agujeros, haciendo que la tierra y los compañeros de clases que tenía a su lado volaran en mil pedazos.

Tras sobrevivir al fuego, siguió corriendo hacia su objetivo y, está vez, fue atacado por los nueve o los seis, o ambos, porque no supo diferenciarlos, que volaban hacía él como si fueran boomerangs. Pero, a pesar de todo, saltando, arrastrándose y hasta rodando, logró llegar a la calculadora dorada y, cuando finalmente las tuvo en sus manos, presionando AC, despertó exaltado.

Fin.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario