domingo, febrero 07, 2016

951 - Ausencia paterna.

Cuando presentó a su nuevo novio a la familia, su padre se paró de la mesa, se acercó a él, le extendió la mano y, muy calurosamente, le dijo:

- Déjame adivinar... Te llamas José.
- Sí, señor. ¿Cómo lo sabe?
- Casualmente todos los novios de mi hija se llaman José.
- ¿En serio? -le preguntó el novio a su novia.
- Sí -asintió la chica con un ligero movimiento de cabeza, mientras se ruborizaba y bajaba la mirada.
- Qué curioso... -exclamó el chico, pensativo-. ¿Y usted, señor? ¿Cómo se llama?
- José -respondió, el hombre, con una gran sonrisa.

Fin.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario