viernes, febrero 05, 2016

950 - ¡Solo hasta la muerte!

Justo antes de su muerte, le susurró a su esposa en el oído: "Te amo. Este no es más que un hasta luego. Te espero en el cielo, donde podremos estar juntos por siempre."

Sin embargo, su mujer, tan pronto lo hubo enterrado, se convirtió en la mujer más pecaminosa con el único propósito de ganarse un lugar en el infierno; porque, según ella, el acuerdo, al que habían llegado cuando se casaron, era hasta que la muerte los separara. 

Fin.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario