lunes, febrero 01, 2016

948 - El último deseo del artista.

Justo antes de morir, el joven artista, quien en vida había hecho lo posible e imposible para volverse famoso, le susurró a su padre al oído, desde su lecho de muerte:

- ¡Quémalo! ¡Quémalo todo! ¡Qué no quede nada! Mis escritos, mis pinturas, mis fotos, quémalo todo. Si no me valoraron en vida, no permitas que me sobrevaloren después de muerto.

Fin.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario