domingo, enero 17, 2016

940 - La gran mentira: El amor incondicional.

- Te amo incondicionalmente -le susurró su chica al oído mientras lo besaba.
- Yo también te amo -le dijo, abrazándola-. Pero no incondicionalmente.
- ¡Oh! -chilló la chica, alejándose de él y mirándolo con la boca abierta y los ojos llenos de lágrimas.
- Pero no te confundas, tú tampoco me amas incondicionalmente.
- ¡Claro que sí! -refutó su novia, tratando de mantener la calma-. Yo te amo y te seguiré amando pase lo que pase.
- ¿Segura?
- ¡Sí!
- ¿Estás seguras que me seguirías amando incondicionalmente incluso si yo dejara de amarte? -le preguntó, mirándola perspicazmente-. ¿Me seguirías amando aun cuando esta relación se acabe y me veas en la calle tomado de la mano con otra chica?

Su novia se quedó en silencio por un largo rato, mirándolo fijamente mientras negaba lenta y repetidamente con su cabeza, hasta que, finalmente, volvió en si y le dio una cachetada, antes de marcharse enojada.

Fin.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario