lunes, enero 11, 2016

937 - Los patos del lago contaminado.

Detrás de una fábrica que generaba residuos tóxicos había un gran lago donde vivían unos hermosos patos de los colores del arcoíris y todo el mundo que pasaba por allí se detenía a admirarlos y a tomarles fotos; pero nunca a alimentarlos, porque en medio de lago había un gran letrero que decía:

"NO ALIMENTE A LOS PATOS."

Un día, justo antes de que cayera el sol, una joven ambientalista que pasó por el lago, vio los patos y se sintió completamente enamorada por ellos e, ignorando el letrero, sacó una rebanada de pan de su lonchera y empezó a alimentarlos.

Cuando los patos vieron a la joven lanzándoles pedacitos de pan, corrieron y volaron hacía ella hasta que la tuvieron en frente, lo que hizo a la chica sonreír.

Ignorando los pedazos de pan, los patos se quedaron viendo fijamente a la chica y, de pronto, de sus picos se desplegaron cientos de colmillos mientras que sus ojos empezaron a tornarse de un rojo color sangre, sus plumas color negro y unas largas y afiladas garras le salieron en sus planas patas.

Al ver esto, la sonrisa se borró de los labios de la joven y le dio paso a un grito de terror, que fue ahogado por los patos al saltar, hambrientos, sobre ella.

La mañana siguiente se encontraron los restos de la joven junto al lago,  y todo el mundo que pasó por allí se percató que los patos lucían unos colores más vivos y más brillantes que nunca.

Fin.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario