viernes, diciembre 11, 2015

924 - El príncipe de la vida real.

Después de que le lanzó la puerta en la cara a la andrajosa y pobre viejecita, quien solamente había tocado para pedir un pedacito de pan y un poco de agua. El príncipe se quedó recostado sobre la puerta y se miró las manos, sonriendo y pensando: "Menos mal que la magia y los cuentos de hadas no son reales."

Fin.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario